lunes, 5 de marzo de 2012

El "LUISITO"

Su estampa legendaria simulaba a los personajes de Emilio Salgari o Jack London. Fué el bizarro marino que protegió durante décadas la presencia argentina en las latitudes australes. Luis Piedra Buena había nacido en la Patagonia Argentina el 24 de agosto de 1833 y desde niño se despertó su vocación marinera. Navegó permanentemente el Atlántico Sur y gracias a su experiencia pudo efectuar muchos rescates de náufragos en esa tormentosa y difícil zona. Salvó la vida de los marineros de los bergantines ingleses "Eagle" y "Pactolus", del bergantín alemán "Doctor Hansen" y del americano "John Richmond". Eso le valió el reconocimiento y los honores conferidos por la reina Victoria de Inglaterra, del Kaiser Guillermo I de Alemania y del presidente de EE.UU. En febrero de 1873 zarpó con su barco "Espora" rumbo a la Isla de los Estados, en el extremo sud de Tierra del Fuego donde tenía el propósito de instalar una factoría. Uno de los terribles temporales comunes en la zona lo hizo naufragar, aunque logró llegar a la isla junto con sus siete tripulantes, algunos malheridos y casi helados. Sin barco, sus posibilidades de sobrevivir eran casi nulas. Fué entonces que concibió la idea de construir otro velero más pequeño utilizando maderas y restos de su barco, que el mar arrojaba a la costa. Luchando contra el helado frío, comiendo solo carne de focas y pingüinos, trabajando con elementales herramientas, dieron término a su nuevo barco de solo once metros de eslora, en el término de dos meses. Lo bautizó "Luisito" en honor a su pequeño hijo que había quedado tan lejos. Poco después llegaron salvos a Puerto Arenas, el más austral del mundo. Fué esta una verdadera hazaña naval que no terminó aquí. El Luisito resultó ser un excelente barco, que nuestro héroe usó innumerables veces en sus viajes a la isla remota, siguiendo con su humanitaria tarea y desplegando la bandera nacional en cuanto islote o isla visitara. La armada argentina lo había designado con el grado de coronel de marina cuando la muerte lo sorprendió en 1883. Una ciudad de la Provincia de Santa Cruz lleva su nombre en merecido honor a su trayectoria y patriotismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada